Instalaciones

Así funciona la planta de lacado de Giménez Ganga

Desde hace algo más de dos años, en Giménez Ganga contamos con nuestra propia planta de lacado horizontal de gran capacidad para satisfacer la demanda de nuestros clientes y reducir los tiempos de producción.

Con una capacidad de lacado de hasta 3.000 barras diarias y unos 70 cambios de color semanales, el funcionamiento de esta planta permite a nuestros operarios trabajar al máximo rendimiento con todos los colores de la Carta RAL.

 

¿Qué es exactamente el lacado?

Para quienes no lo sepáis, el proceso de lacado consiste en recubrir el aluminio con una capa de pintura en polvo siguiendo la técnica de la deposición electrostática.

Gracias a este proceso, se consigue que la superficie de los perfiles de aluminio adquiera unas propiedades óptimas de resistencia a las condiciones ambientales más severas. Además, lo protege de la corrosión natural y permite obtener una ilimitada variedad de colores con la que dar respuesta a las necesidades estéticas de cada proyecto.

 

¿Cómo se laca el aluminio?

En nuestra planta, el lacado del aluminio se realiza en cinco fases:

 

1) Limpieza de la superficie.

Se pulveriza una solución acuosa de carácter ácido para dejar la superficie limpia de grasas, polvo o cualquier otro resto de suciedad que pueda quedar tras el proceso de extrusión.

 

2) Ataque de la superficie.

Se realizan dos tipos de ataques con sus respectivos lavados, uno alcalino y uno ácido para dar una mayor adherencia al perfil.

 

3) Pasivado.

Se le da una capa de óxido de titanio al perfil para lograr una mayor adherencia de la pintura en polvo.

 

4) Aplicación de la pintura.

Una serie de pistolas electrostáticas con carga positiva pulverizan la pintura en polvo sobre los perfiles con carga negativa. De este modo, la pintura queda adherida a la superficie.

 

5) Polimerización en horno.

En esta fase se realiza el termoendurecimiento del recubrimiento, introduciendo los perfiles en unos hornos de convección de aire a una temperatura de entre 180 y 220ºC durante 25 minutos.

 

Un proceso de trabajo concienciado con el entorno y nuestros clientes

Con este proceso de trabajo y utilizando la materia prima de la más alta calidad, nos aseguramos cumplir con los requisitos demandados por el órgano certificador de los sellos Qualicoat y Qualideco.

Un proceso de trabajo que genera los mínimos residuos y que cumple de manera estricta con todos los requerimientos medioambientales. Una garantía que prueba que los sistemas de Giménez Ganga siempre satisfacen los niveles de exigencia de los clientes más ambiciosos.